Chagall, inconscientemente consciente

|read in English|

Alusiones a violinistas en el tejado, animales humanos, cabras, peces, gatos, pájaros, Cristos, Vírgenes, rabinos, ramos de flores, personajes de circo, amantes… Chagall nos abre una ventana a través de su obra, a la que se entra y se sale flotando.

Su lenguaje es claro y limpio; su cosmos, de apariencia sencilla pero de naturaleza compleja. Fusiona sus experiencias con vocabularios superpuestos, lo popular del arte ruso se mezcla con los experimentos de las vanguardias de los primeros años del siglo XX, cuyas búsquedas y técnicas conoce en París.

A través de su obra el artista nos cuenta su vida y sus experiencias, mezclando realidades y creando un lenguaje inconfundible. Cohabitan en ella escenas de su aldea en Bielorrusia con acontecimientos que discurren en París, relacionando sus referentes originales con los del lugar donde aprende lo nuevo.

Chagall mágico, religioso, musical y onírico

“El arte me parece un estado del alma. Si creo desde el corazón casi todo funciona. Si lo hago desde la cabeza, nada”. Para Chagall los colores transmiten emociones y en sus cuadros los libera de la línea; exentos de límites sobrepasan las figuras y nos cuentan el estado de su alma, creando su propio lenguaje cromático. El color, una vez desatado, cobra vida propia, es protagonista.

Chagall a nuestro alcance

Desde este momento y hasta el 3 de febrero del próximo año habrá una exposición en el Palazzo della Ragione de Mantua, Italia, donde se pueden visitar los murales que creó para decorar las paredes del Teatro Estatal Judío de la Cámara de Moscú, en 1920. También en esta muestra se exponen las ilustraciones del artista sobre el libro Almas muertas, de Gogol; las Fábulas, de La Fontaine; y la Biblia.

Chagall para mí

Esta semana visitaremos la obra que el museo Thyssen, de Madrid, tiene en su colección permanente: Desnudo (1913), La casa gris (1917), El gallo (1928), La Virgen de la aldea (1938-1942). Después de hablar sobre las peculiaridades de su lenguaje propondremos una experimentación análoga: pintar un sueño.

Fotografía: Oscar Rivilla
Música: Dr Symptosizer interpretada al violín por Bjorn Petersen
Instrumentos cortesía de la escuela Ritmo y Compás y Júlia Santiago García
Diseño conceptual: Carolina Verd

Moda:

Foto principal:
Moda cortesía de Globally: Vestido de Ba&sh
Moda cortesía de Finally: Zapatos de Stuart Weitzman

Foto número dos:
Moda cortesía de Finally: Vestido de Liujo. Zapatos de Stuart Weitzman

Foto número tres:
Moda cortesía de Finally: Vestido de Liujo. Zapatos de Stuart Weitzman

Foto número cuatro:
Moda cortesía de Finally: Vestido de Liujo. Zapatos de Stuart Weitzman

 

2 Comments

  1. A los afortunados que puedan visitar la exposición en Mantua (Italia) esta introducción les pueda servir.
    Los que no tengan ocasión de viajar hasta allí, que se feliciten por vivir en estos tiempos no solo de telecomunicación sino de posibilidad de ‘acercamiento’.

    Me gusta

Responder a Antonio V. Herrero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s